CONDROMALACIA DE RODILLA (DOLOR ANTERIOR)



Summary: the anterior knee pain is a frequent injury, especially among middle age active and sport peoples. It is often due to an inflammation of the patella (kneecap) cartilage and in some cases tendinopathies. Accurate diagnostic, rehabilitation with physiotherapy and specific exercises are very effective. Cartilage protective medicaments are quite useful too.

El dolor de la parte anterior de la rodilla es frecuente, sobre todo en personas activas de mediana edad. El dolor normalmente aparece al subir y bajar escaleras o cuando nos agachamos. La causa más común, si bien hay otras como por ejemplo las tendinitis (también llamadas tendinopatias), es lo que se conoce como condromalacia o condritis rotuliana, una inflamación del cartílago que recubre el hueso que tenemos en la parte delantera de la rodilla que se llama rótula

Aunque el origen de esta lesión puede deberse a enfermedades reumáticas o degenerativas (artrosis), afortunadamente el origen más común es un mal balance de la musculatura, concretamente de la musculatura de la parte anterior del muslo: el cuádriceps que es el encargado de estabilizar la rótula y que esta no se inflame.

Para diagnosticar esta lesión, una exploración sencilla, pero que los médicos especialistas debemos conocer bien así como las pruebas por imagen indicadas, como las radiología (Rdx) y la resonancia magnética (RM), confirman el origen y gravedad de la lesión. 

Para el tratamiento se pueden utilizar analgésicos, los antiinflamatorios son poco eficaces, pero lo fundamental es una adecuada rehabilitación, con fisioterapia, electroterapia como ultrasonidos o radiofrecuencia (INDIBA) y sobre todo ejercicios específicos, son la clave. 

En los últimos años han aparecido nuevos medicamentos para mejorar la función del cartílago, los llamados protectores del cartílago, como el ácido hialurónico, condroitin sulfato o recientemente el metil-sulfonil-metano (MSM) que se demuestran eficaces y tienen muy pocos efectos secundarios. En los casos más graves, el uso de plasma enriquecido con plaquetas (PRP) puede mejorar la sintomatología, aunque no hay clara evidencia de sus efectos a medio plazo. También la cirugía artroscópica puede estar indicada en los casos donde la rehabilitación ha fracasado.

En nuestra experiencia en la Clínica MEDYR, clínica de rehabilitación y medicina deportiva, la mayoría de los pacientes mejoran de manera significativa con una buena rehabilitación y les permite retomar sus actividades diarias y en su caso deportivas, con normalidad. Además si mantienen a diario los ejercicios adecuados, el porcentaje de recaídas es muy bajo.

En resumen la condritis rotuliana es una lesión frecuente, sobre todo en personas activas y de mediana edad, que produce dolor y limitación importante. Lo positivo es que con un diagnóstico adecuado y una buena rehabilitación, en la mayoría de casos los pacientes se recuperan.